lunes, 9 de marzo de 2009

el payaso y el augusto

Al principio, el payaso blanco estaba solo en la pista del pequeño circo rural. Vestido de seda y empolvado , con una ceja pintada muy arriba de la frente para expresar su asombro altivo , calzado con finos escarpines de charol y con las pantorrillas ceñidas con medias blancas, ese gran señor deslumbraba a los campesinos , que habían venido a reírse y a maravillarse . Entre ellos el payaso elegía a un cabeza de turco. Escogía al más pasmado, al más coloradote, al más palurdo. Le hacía entrar en la pista iluminada y pronto las gradas temblaban con las risotadas que se producían a su costa.Así nació el Augusto. Porque pronto se vio que era preferible que un compinche se mezclara con el público y fuera a dar al payaso blanco una réplica ya preparada”